Alumno egresado de Mano Amiga Chalco se ordena sacerdote

El tres de enero, la Diócesis de Valle de Chalco celebró la ordenación sacerdotal de Fernando Rojas Nava, el primer sacerdote y alumno egresado del Colegio Mano Amiga Chalco.

La santa misa fue presidida por el Obispo de Valle de Chalco, Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, en la Catedral de San Juan Diego. Participó la comunidad eclesial de la Diócesis, alumnos y docentes del colegio.

Durante la ceremonia, el Obispo regaló una cruz a cada uno de los ordenados, haciendo la observación de que nunca olvidaran que el camino a la santidad es a través de la cruz de Jesús y que al igual que Él, también ellos deberán dar la vida por las ovejas como pastores que ahora son en la Iglesia.

Como colegio católico, la labor más importante es hacer que los alumnos y docentes tengan una verdadera configuración y cercanía con Jesús, el buen Pastor, el modelo del Maestro. Para Fernando, estas consideraciones no son nuevas, pues desde su infancia ha tenido principios sólidos para cumplir con esta nueva labor que Dios pone en sus manos.

Durante el cambio de las vestiduras propias del diácono, y comenzar a portar las del presbítero, se notó la importancia que tiene la familia en la formación de casos de éxito, pues fue conmovedor ver a la mamá del nuevo sacerdote entregando a su hijo a Dios. Sin lugar a dudas esto es fruto también del acompañamiento en la fe que el colegio brinda a los padres de familia.

Algunos de los alumnos y profesores asistentes se acercaron a dar el tradicional beso a las manos del ordenado y abrazar a aquel, que, en años pasados, fuera su alumno y compañero.

La profesora Alejandra Rodríguez Lozano, docente de Matemáticas, expresó: “Cuando inicié dando clases, pensaba: ‘se ha de sentir muy bonito ver a mis alumnos terminar sus carreras, me llenaría de orgullo haber aportado algo, aunque sea en pequeña parte, a su formación’. Cuando llegó el momento de ver esos frutos, así fue, me sentí muy orgullosa y le pedí a Dios que los cuidara y les ayudara a dar testimonio, como buenos cristianos, dentro de sus profesiones.

Alguna vez también pasó por mi mente qué sentiría si alguno de ellos tuviera el llamado de Dios hacia el sacerdocio, y mejor aún, si lo lograse. La verdad, incrédula me dije: ‘no, no creo que eso suceda’.

Y después de 21 años de trabajar en el colegio, Dios me muestra sus maravillas y me vuelve a demostrar su amor infinito. Supe de varios exalumnos que se encontraban en el seminario, aunque la mayoría desertó. Hace un año, una enorme sorpresa fue saber que Fernando Rojas Nava nos hacía la invitación a la ordenación de su diaconado, a la que asistí con alegría y entusiasmo. Después de un año, Dios nuestro Señor me dio la oportunidad de ver realizado ese sueño o anhelo, de asistir a la ordenación sacerdotal de Fernando. He asistido a algunas ordenaciones sacerdotales y es algo hermoso e indescriptible, pero el que sea de alguien tan cercano como lo es un exalumno, es maravilloso, algo que inunda el corazón de alegría y gozo”.

Posteriormente, el siete de febrero, el Pbro. Fernando Rojas Nava, celebró, su primera misa como sacerdote en el colegio Mano Amiga Chalco.

El Padre Fernando llegó alrededor de las 11:30 horas a las instalaciones del colegio y fue cordialmente recibido por el director, administrativos, personal de intendencia, alumnos, padres de familia y algunos de los que fueron sus profesores, entre ellos, una compañera de generación, la Profa. Rocío Vázquez Meza, ahora docente de preescolar.

Después de tan emotivo evento, el Padre se revistió en la capilla para celebrar la santa misa con la comunidad educativa, que ya le esperaba en el auditorio del colegio.

En su homilía recordó con los alumnos su experiencia cuando estaba en el lugar de ellos. Pero también los exhortó a tener sueños y a luchar por ellos, a pesar de las adversidades que se encuentren en el camino, asimismo les pidió que nunca dejaran de hacer el bien.

La comunidad educativa quedó muy emocionada por el logro de uno más de sus egresados. El reto ahora es orar por la perseverancia en su vocación y los frutos abundantes de su ministerio.

El Pbro. Fernando Rojas Nava comentó: “Me sentí extraño. Cuántas veces participé en la misa de primer viernes como alumno, como niño y adolescente. Pero ahora, como sacerdote, con la responsabilidad de dispensar la gracia de Dios, es una experiencia excepcional”.
“Es curioso ver a un exalumno que una vez estuvo como nosotros. Pensar que, como nosotros, no tenía claro en algún momento lo que quería. Y ahora ver cómo realiza sus sueños es inspirador”, Diego de Jesús Ocampo Miranda, alumno de 2° de bachillerato.

Alumno egresado de Mano Amiga Chalco se ordena sacerdote
Translate »