7ª. conferencia magistral: El poder de nuestras emociones

Por 7ª. ocasión, el miércoles 25 de mayo, se llevó a cabo la conferencia magistral en la Red de Colegios Mano Amiga.

En esta oportunidad la Dra. Mónica García de Luca fue la conferencista con el tema: “El poder de nuestras emociones: la inteligencia emocional en nuestra vida cotidiana”.

El evento se transmitió vía Teams y Facebook Live con la participación de dos mil personas.

Mónica García de Luca es Lic. en Pedagogía por la Universidad Panamericana, cuenta con una Especialidad en educación emocional, social y de la creatividad para la transformación educativa por la Universidad Francisco de Vitoria, España. Tiene dos maestrías, una en Inteligencia Emocional por la Universidad de Barcelona y otra en Ciencias de la Educación Familiar y es Doctora en Dirección de Instituciones de Educación Superior de la Universidad Anáhuac. Actualmente es la Directora Académica de la Red de Colegios Semper Altius.

Durante su conferencia la Dra. García de Luca se centró en la inteligencia emocional como la capacidad de conocer, gestionar y resignificar nuestras emociones y los sentimientos de los demás, así como el conocimiento para manejarlos; detectar y entender a los demás, distinguir unos de otros y utilizar esta información para guiar nuestra conducta.

Comentó que las habilidades de la inteligencia emocional son cinco: auto-conciencia, auto-regulación, auto-motivación, empatía y habilidades sociales y habló de los estados afectivos (sentimiento, emoción y pasión) y cómo se expresan en cada persona.

También expuso ejemplos de los estados de la conciencia emocional (adormecimiento, sensaciones físicas, experiencias prístinas, causalidad, empatía e interactividad). Comentó que la conciencia junto con el aprendizaje son los dos extremos del crecimiento personal. “Si no entendemos que somos pensamientos y sentimientos, en muchas ocasiones llegaremos a creer que estamos locos y desequilibrados”, aseguró.

Para finalizar la conferencia, la Dra. García de Luca habló de que los niños viven las crisis emocionales a través de las crisis de los padres, por lo que sugirió que como padres hay que amarse y ayudarse primero a ellos mismos, satisfaciendo sus necesidades básicas como comer, descansar y ejercitarse para que puedan apoyar y amar a sus hijos.

Consideró necesario crear un clima de contagio emocional en casa que implique compartir momentos agradables de calidad y calidez con la familia, sonreír, reír, bailar, hacer ejercicio. “Cuando te pones en estado de vulnerabilidad propicias un clima de confianza en los demás”, comentó.

La conferencia concluyó con una sesión de preguntas de la audiencia que fueron respondidas por la ponente.