¡Déjate abrazar por el amor de Cristo!

¡Déjate abrazar por el amor de Cristo! fue el lema del retiro de Asociación y Renovación al Regnum Christi que se realizó los días 12 y 13 de junio en la casa de Retiros Agua Viva en Amecameca, Estado de México; participaron 25 señoras de Mano Amiga Chalco.

Después de lo vivido en la pandemia y tomando todas las medidas de sanidad, se pudo realizar esta actividad de manera presencial.

El P. Jesús Ángel, L.C. y las consagradas Rosario Guerra y Paula Errázuriz fueron los ponentes y quienes atendieron en dirección espiritual a las asistentes, además de contar con los sacramentos de la confesión y eucaristía.

Las actividades comenzaron alrededor de las 8:00 a.m. en un ambiente cálido y húmedo por el bosque que rodeaba la casa. Desde ese contexto la presencia de Dios podía palparse. El P. Jesús dio la bienvenida a través de una plática que les permitió a las señoras hacer un alto en su ritmo diario y conectar solo con el creador para llenarse de su amor. Cada una de las meditaciones guiadas por las consagradas les ayudaron para abandonarse solo en el amor de Él.

Durante esta pandemia solo la fe en Dios ha mantenido a todos a flote, por ello se valoró su presencia. Se pudo hacer una reflexión sobre la condición de pecado y se reconoció la debilidad para poder siempre corresponder a Dios. Se buscó la reconciliación y posteriormente se recibió a Dios a través de la Eucaristía, que coronó su relación con el amor que siempre está presente.

Las ocho nuevas asociadas y las que renovaron su deseo de ser más cercanas a Jesucristo a través del Regnum Christi, llegaron con los cántaros vacíos y salieron con los cántaros rebosantes de agua llenos de Él, de su amor, de su ternura, de su perdón, de su mirada. Todas salieron dispuestas a vivir este estilo de vida siendo apóstoles para que más gente lo conozca.

El rito de asociación fue muy emotivo, al mismo tiempo lleno de compromiso personal de poner todas, sus talentos al servicio de la Iglesia y de los semejantes.

“Dios hoy me da la oportunidad de volver a empezar, me ha llenado mis cántaros de amor, alegría y deseos de recuperar el tiempo perdido. De mí depende, como dice en nuestros compromisos de asociación, de mí depende que tus palabras Señor, no se pierdan. Quiero dejarme acompañar por ti y unida a ti para superar mis debilidades. ‘Cristificó mi sentir’, escuché en el retiro y así es, valoro sentirme tan amada por Dios, quiero y deseo amarlo cada día más, que él me dé la gracia de poder amar a mi prójimo, que él que me vea y sepa que vive en mí y yo pueda compartir con ellos tu mensaje de salvación. Gracias por este retiro donde he encontrado la paz en mi corazón que por más de 3 años perdí; la encontré por momentos, pero sé que hoy es definitivo porque no pienso soltarme ni un instante de ti Señor y Dios mío”, Ana Silvia Castañeda, participante.

“Poder compartir con personas tan gratas, tan llenas del señor con esa seguridad que transmiten es algo maravilloso, como siempre digo, los tiempos de Dios son perfectos, ni antes ni después, todo llega en su justo momento. Soy una persona muy afortunada, gracias por tan grata experiencia”, Ana Lilia Ortiz, participante.